La prueba de tu ramo

Igual que con el vestido, con el ramo tendrás que hacer también una pequeña prueba de ramo.

Una vez confeccionado el ramo en la floristería, prueba a verte con el ramo delante de un espejo. Lo importante es que la forma se amolde a tu cuerpo y a tu vestido. Aquí tú eres la que decide.

novia con una tiara y ramo de novia verde
Foto: Ana Abril

El segundo punto es sentir el ramo y sentirse cómoda con el ramo. Un ramo tiene que ser cómodo, sabiendo que el día de la boda llevará los tallos al descubierto y que normalmente se pone una empuñadura.

Finalmente, remata los detalles con tu florista y tomad los dos fotos del ramo para saber cómo queda.