Redondo

Fijar Dirección Descendente

Artículos 1-12 de 35

Página
por página
Fijar Dirección Descendente

Artículos 1-12 de 35

Página
por página

Ramo Redondo

Su forma se debe a las flores que lo componen. Rosas, peonías, tulipanes y girasoles se caracterizan por su forma redonda y son precisamente las flores las que dan forma al ramo y no al revés. A día de hoy, es la tendencia que más impulso tiene en el mercado.

Tallo visto

Los ramos redondos se hacen de dos formas. La primera y la más común, es la que se denomina “con tallo”; es decir, que el ramo tenga tallos visibles.

Lo bonito de este método es que parece más natural y las flores tendrán mayor duración, debido a que pueden ir absorbiendo agua durante el tiempo de espera desde que la novia recibe el ramo hasta el día de la boda.

Además, este ramo suele ser más barato por la facilidad de confección que tiene para el florista, eliminando costes adicionales de mano de obra. En este tipo de ramos hay que tener en cuenta que, si los tallos y la sujeción del ramo son demasiado grandes, visualemente puede parecer que la novia lleva un ramo pesado. Por eso, es importante buscar el equilibrio con el tamaño de las flores.

Ramos en Posy

La segunda opción es un ramo de novia alambrado o, como lo llamamos en el mundo del arte floral, “en posy” o "posey". El proceso es mucho más meticuloso que un ramo de novia de tallo debido a que, en esta técnica, los tallos de las flores se sustituyen por alambres.

El conjunto de flores puede ser más compacto y la zona que se utiliza para agarrar el ramo es muy pequeña, creando una sensación de ligereza absoluta.

No todos los floristas saben confeccionarlo y se necesita mucho tiempo y especialistas para que el ramo llegue en perfectas condiciones a la novia y su duración sea, por lo menos, de 6 horas. Por este mismo motivo, el precio suele aumentar respecto a la opción de tallo visto.