Las flores del ramo

Una vez decididos los colores, la forma y la textura del ramo, es el momento de decidir el tipo de flores que lo compondrán. Quizá pueda parecer que ésta es una de las primeras decisiones que hay que tomar pero lo cierto es que los floristas trabajamos primero con el color y la forma antes que con las flores. Y aquí un aviso importante: si hay alguna flor que definitivamente quieras incluir en el ramo, dilo al principio.

No todas las flores encajarán con la forma y el color del ramo de novia, ni tampoco con el vestido. Por regla general, las flores redondas son más adecuadas para ramos redondos, mientras que las flores más verticales, o lo que denominamos como flores en forma de espiga, son para ramos de novia más verticales o con caída.

detalle de flores de ramo de novia
Foto: Ana Abril

Recuerda que no todas las flores están disponibles todo el año y que otras flores que si lo están, tienen sus altibajos de calidad. Por ejemplo, un ramo de novia de peonías, solo se puede asegurar durante los meses mayo a julio. Fuera de estos meses es muy difícil conseguir peonías pero se pueden reemplazar con rosas de jardín, por ejemplo. Existen otras flores de temporada con las que pasa lo mismo que con las peonías, como son las dahlias, que florecen de julio a septiembre, o las hortensias y los girasoles, disponibles entre mayo y octubre.

Otro punto a tener en cuenta es la toma de agua. Hay flores que no aguantan mucho tiempo sin agua. Dependiendo de dónde tenga lugar la boda y de cuándo se entrega el ramo, tienes que saber que las flores necesitan agua. Además, como las manos y el cuerpo desprenden calor, las flores tienen más posibilidades de marchitarse porque se deshidratan más rápido.

La temperatura es uno de los factores finales que hay que tener en cuenta en el momento de elegir las flores. En España, en las bodas que se celebran entre junio y septiembre normalmente hace calor. Las flores utilizadas en el ramo de novia pueden cambiar de forma en una hora. Por ejemplo, en días de mucho calor, unos tulipanes cerrados pueden abrirse en cuestión de 45 minutos y cambiar la forma del ramo por completo. Por eso es importante elegir bien el tipo de flores que queremos en el ramo.