En las últimas semanas del frío invierno, los tulipanes despiertan de su letargo y anuncian con su florecer que la primavera ya está cerca. 

 

En Bourguignon, la llegada de los tulipanes la vivimos con verdadera ilusión pues, como buena empresa con raíces holandesas, es una de nuestras flores favoritas. 

Cada año, lanzamos una colección especial de ramos de tulipanes de distintos colores y de ramos en los que los combinamos con otras flores de temporada y es todo un acontecimiento en nuestra tienda.

 

Sin embargo, además de ramos, también queremos enseñaros cómo cultivar y cuidar de los tulipanes si lo que prefieres es tenerlos en una maceta en vez de comprarlos directamente cortados y tenerlos en un jarrón con más flores. 

 

Lo primero que debes saber es que, si quieres ver florecer tus tulipanes en Primavera, debes plantarlos en otoño. 

Elige una maceta con un agujero para que drene el agua, llénala de tierra hasta la mitad, y coloca los bulbos de tulipán separados entre sí con el extremo puntiagudo hacia arriba. Después, cubre el resto de la maceta con más tierra o abono y riega la maceta 2 o 3 veces por semana si está en interior y poco a nada si está al exterior y las lluvias son más o menos regulares. 

 

Cuando empieces a ver crecer los bulbos, coloca la maceta en un sitio soleado para favorecer su floración. 

 

Como información a tener en cuenta, has de saber que los tulipanes que crecen en macetas están sometidos a más estrés que los que crecen directamente en el suelo. Esto hace que sea poco probable que puedan florecer al año siguiente, durante la próxima temporada de tulipanes, y por eso, es mejor desechar los bubos una vez hayan florecido y volver a plantar nuevos en Octubre.

 

Si te ves creativa y te apetece hacer algo especial con los bulbos más allá de plantarlos en una maceta y ya, nosotros recomendamos plantar diferentes combinaciones de bulbos como si estuvieras haciendo una lasaña. ¡Si, si! ¡Lo que oyes!

Coge una maceta profunda que tenga un buen drenaje y ve colocando bulbos en diferentes capas y cubriéndolos con tierra. Siguiendo esta técnica de capas, podrás ver florecer tus bulbos por fases y sacarles mayor provecho. 

 

Una vez hayan florecido puedes cortarlos y colocarlos en un precioso jarrón en tu salón ☺

 

Esperamos que os haya gustado el post y os haya sido de utilidad. Para más información o dudas, ¡no dudéis en escribirnos!