Si hay un momento triste en todo lo relacionado a una boda, es cuando se marchita el ramo de novia. Tanto si te lo quedas para ti como si lo regalas, el ramo de novia es un recuerdo precioso cargado de simbolismo que bien merece durar para siempre. 

Por eso, hemos querido reunir este post algunos trucos y formas de preservar y secar vuestros ramos de novia y que de esa forma os acompañe para siempre. 

Lo más importante que debes saber si eliges cualquiera de las opciones que te contamos a continuación es que, cuanto antes, mejor. Si esperas más de dos días para empezar a secarlo, corres el riesgo de que las flores del ramo se marchiten y no haya forma de conservarlo.

Dicho esto, ¡toma nota de la siguiente información!

 

 

  • Colgarlo boca abajo para que se seque al aire

 

Esta es la forma tradicional de secar cualquier tipo de flor, además de la más sencilla. Simplemente tienes que atar tallos con fuerza y colgarlos boca abajo durante algunas semanas en un lugar seco y cálido, como en un armario o sobre un radiador.

Si secas el ramo en un lugar oscuro, hará que el color y el aroma se conserven mejor pero, al mismo tiempo, dichos colores se oscurecerán un poco y las flores tendrán un aspecto más apagado. 

 

 

  • Prensar las flores

 

Es otra de las ideas más sencillas y fáciles de llevar a cabo, aunque los resultados no son los mismos que el secado al aire. En este caso, las flores pierden por completo su forma en tres dimensiones y pasan a estar totalmente planas.

Todo lo que tienes que hacer es meter cada flor entre dos hojas de pergamino y colocarlas dentro de algún libro con bastante peso encima y dejarlas ahí entre 7 y 10 días. 

Una vez se hayan secado, las opciones son infinitas. Desde enmarcarlas en cuadros, a hacer un bonito libro de recuerdo con ellas, a sales de baño…¡todo lo que se te ocurra!

 

 

  • Secar las flores en casa con gel de sílice

 

Una tercera opción casera de secar tus flores es con el gel de sílice, esas pequeñas bolitas que puedes haber visto cuando te compras algún accesorio nuevo.

Aplicado a las flores, el gel de sílice se encarga de absorber la humedad de las flores pero conservando su forma y color.

Se puede conseguir en cualquier tienda de manualidades y, todo lo que tienes que hacer, es cubrir las flores con el gel asegurándote de colorarlo también entre los pétalos de las flores (pero sin dañar la forma natural de flor).

Recomendamos hacer todo este proceso es un recipiente que se pueda cerrar herméticamente y en el que las flores puedan estar secándose tranquilamente durante 1 y 7 días. 

 

 

  • Un baño de cera

 

Este proceso no hará que tus flores duren para siempre pero sí podrás alargar la vida de tu ramo y conservarlo hasta seis meses después de la boda. 

Además, es un poco más complicado que el resto de opciones, por lo que recomendamos practicar antes con otras flores antes de hacerlo con el ramo de novia. 

Todo lo que tienes que hacer es derretir cera de parafina para velas en una cacerola, dejar enfriar un poco, y luego sumergir las flores hasta que estén totalmente cubiertas. 

Retira inmediatamente y deja secando las flores boca abajo. 



Y hasta aquí nuestras ideas y propuestas para que podáis conservar para siempre (o durante más tiempo) vuestros ramos de novia Bourguignon. 

Esperamos que os haya gustado y que vuestros ramos estén siempre con vosotras.